Cuidado de la piel del hombre

Cuidado de la piel del hombre

¿Qué cuidado necesita la piel del hombre? Se cree que la piel del hombre envejece más tarde que la de las mujeres pero en realidad la diferencia radica probablemente, por un lado en el afeitado y por otro lado en las hormonas.

Cuando un hombre se afeita está retirando las células muertas de la piel, es decir, está exfoliando su piel, y la mayoría lo hacen cada dos días. Esta regularidad agiliza el proceso de renovación de la piel. Las hormonas del hombre tienen un efecto muy importante sobre su piel.  Estás estimulan las glándulas sebáceas  y sudoríparas y hacen su piel más resistente agrandando la dermis con colágeno. Por lo general, los hombres tienen la piel de grasa a seca y sus poros son más grandes, suelen tener más problemas de brillos y menos problemas de firmeza.

Aunque los factores que afectan al envejecimiento de la piel masculina (edad, contaminación, estrés, dieta, cansancio, ejercicio) son los mismos que afectan a la piel femenina, su incidencia sobre la piel del hombre es diferente.

Tres son los pasos a seguir para el cuidado de la piel del  hombre:

  1. Limpiar la piel. . Aunque no la veas, a lo largo del día se acumula mucha suciedad en el rostro. La contaminación, el humo… simplemente piensa en cuantas veces te tocas la cara y que han tocado tus manos antes.   Todos esos gérmenes y suciedad se acumulan y pueden causar daños en la piel. Utiliza una limpiadora en pastilla (como las de jabón)  o barra, si no te van las de tipo gel y asegúrate de elegir una fórmula adecuada a tu tipo de piel.
  2.  Exfoliar la piel dos veces por semana sobre todo en las zonas sin barba. Exfoliar significa librar a la piel de las células muertas y dejar salir las nuevas, de este modo el rostro recuperará la luminosidad. Y digo principalmente las zonas sin barba porque el afeitado consigue el efecto del exfoliante, sobre todo cuando se hace a menudo.  Para el afeitado opta por un  Gel o Espuma y un After Shave  que contenga tratamiento anti edad, así te cuidarás sin darte cuenta.
  3. Y por último Hidratar la piel. una piel de hombre bien hidratada hace una gran diferencia con otra que no lo está. La hidratante ayuda a recuperar la humedad de la piel  y la protege de la erosión cutánea. Es recomendable aplicarla por la mañana y por la noche. Si utilizas una que además te aporte protección solar no tendrás excusa para utilizarla al menos por la mañana, sobre todo en estas fechas en que el sol nos acompaña. La protección del rostro debe ser mínimo FPS30, en verano y en invierno.

Añadiré dos pasos más en la rutina de cuidado de la piel del hombre para los que ya sigan los tres primeros:

– Cuidado del contorno de Ojos: La piel de alrededor de los ojos es mucha más fina que la del resto del rostro y hay que darle unos cuidados específicos.  Debes aplicar una crema mañana y noche para evitar que esas arruguitas sigan avanzando, solamente con mantenerlas hidratadas ya notarás la diferencia.

– Cuidado de los labios: Con el envejecimiento los labios pierden colágeno. Al igual que los ojos carecen de glándulas sudoríparas y además carecen de melanina por eso hay que por un lado protegerlos del sol y por otro aplicar un bálsamo labial varias veces al día.

Si eres de los súper vagos para cuidarte, empieza por limpiar e hidratar tu piel a diario y exfóliala una vez a la semana. Con el tiempo y cuando veas los resultados estoy segura de que incorporarás a tu rutina el cuidado del contorno de los ojos y los labios y serás un ejemplo que muchos querrán seguir. Te harás un experto en cuidado de la piel del hombre.

 

 

Mi trabajo consiste en descubriros vuestra belleza natural pasando un rato divertido, y en enseñaros los trucos de maquillaje que os harán veros extraordinarias dentro de vuestro estilo personal. Además doy la oportunidad de formar parte de mi equipo a todas aquellas personas que quieran ganar un dinero extra o cambiar su estilo de vida consiguiendo un desarrollo personal , profesional y por tanto, económico ilimitado.

Comparte esta Entrada

Comenta este Artículo